martes, 30 de noviembre de 2004

Rarezas y curiosidades vallisoletanas

Como mi intención no es contar en este blog mi apasionante devenir cotidiano y menos aún adornarlo con intimidades del tipo "hoy estoy de bajón", "llueve que te cagas" o "ayer comimos lentejas", no pienso aburriros contándoos como mi reciente mudanza ha trastocado mi vida hasta el punto de abandonar este blog durante un montonazo de días, así que vamos al grano.



Inaugurando la serie Rarezas y curiosidades, tenéis aquí arriba un cartelito que hice años ha para el Servicio de Calidad Institucional de la Universidad de Valladolid. ¡Toma! ¡Lo he escrito de memoria!

Como anécdota contaros que, tras presentarles los bocetos, los clientes me dieron el visto bueno pero me dijeron que no les convencían las bombillas que aquí venían a ser una representación icónica del concepto de idea; un símbolo conocido por todo dios. Un ideograma, nunca mejor dicho. Bueno, pues lo que no les molaba es que las bombillas en cuestión eran "normales" y ellos preferían de las de bajo consumo por aquello de que son más ecológicas. ¡Cómo está el mundo, Facundo!