lunes, 16 de abril de 2007

Horror vacui

Cuando me pongo a guionizar sin tener la historia madurada del todo, me suele ayudar el ponerme a dibujar el guión recreándome en los detalles. Suena tonto, pero ese ejercicio de ambientación compulsiva me proporciona muchas veces la concentración necesaria para dar con esa idea que dará sentido a todo.

En la foto, mi cuaderno con la primera página de un guión de Harry Pórrez que sería dibujado después por Víctor Rivas.

7 comentarios:

  1. Los storys que te curras son una cosa fuera de lo normal, chavalote. Ya te lo he dicho alguna vez...

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero si aquí sólo le falta el color!

    ResponderEliminar
  3. Ya, ya, amiguetes. Esto es una secuela de mi paso por la agencias de tebeos de Barcelona en donde me puse hasta arriba de hacer guiones dibujados para otros.Los clientes de Alemania y norte de Europa pedían los guiones con mucho detallito y ya cogí el vicio. Si a eso sumamos lo que os decía de que me pongo a "rellenar" esperando a las musas (o algo) pues el resultado es así de majarón...

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que esta parte del proceso es la mas divertida, o eso me pasa a mí. Y se ve que te lo pasas bien!
    Si duda lo que mas me mola son los cuadros de las paredes jajajaja.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta. Aunque digas que es un reflejo compulsivo, se nota tu gozo en cada detallito.
    ¡Saludos de un fans!

    ResponderEliminar
  6. Hombre, Mr. Vermut. A ver si nos conocemos por Barcelona, ¿eh? Y muchas gracias y un saludazo para ti también Guille.

    ResponderEliminar
  7. Ja ja ja... en los cuadros yo también me fijé, lo mejor de la página sin duda :-)

    ResponderEliminar